El pasado 10 de abril finalizaba una exposición que considerábamos imprescindible: por primera vez, una muestra recogía la obra de uno de los arquitectos contemporáneos más destacados de nuestro panorama, Manuel Gallego. Y nosotros juzgábamos que no la podíamos perder.

El pasado 6 de abril un grupo de 24 alumnos de 1º, 2º y 3º del Grado de Diseño de Interiores no quisieron perder la oportunidad y se dirigieron a la sede de la Fundación Barríé en A Coruña. La exposición, comisariada por el propio autor y diseñada por el arquitecto Pablo G. Picard, estaba compuesta por una selección de proyectos construidos y proponía crear un hilo argumental que permitía desarrollar un discurso que facilite y provoque miradas diversas sobre la arquitectura, aproximándose así a su complejidad. Para eso se subrayaban algunos de los argumentos conceptuales que fueron la base de estas arquitecturas: la idea y el contexto. La idea como soporte conceptual de la arquitectura, como argumento que ordena su materialidad, su construcción, su uso, su forma y su significado. Y el contexto, en su sentido más amplio, como el lugar físico donde se sitúa la construcción, pero también como ese paisaje que es expresión de un orden sobre un territorio.

En la exposición pudimos revisar su legado arquitectónico las obras más representativas del autor esparcidas por toda la geografía gallega, como son la vivenda unifamiliar de Corrubedo (1970) o en O Carballo (1979), el Museo de Belas Artes da A Coruña (1997) y el Museo das Peregrinacións de Santiago de Compostela (2012), el Complejo Presidencial de Galicia (2002) y el Centro Cultural y la Casa do Concello de A Illa de Arousa (2005-2008) además de otras geniales obras de Manuel Gallego Jorreto.

En total, 22 proyectos, 16 de ellos con su respectiva maqueta acompañada de una completa información gráfica y fotográfica de cada uno, planos de gran formato, más de 400 fotografías, y dos videos sobre el autor: Por el territorio de la arquitectura con Manuel Gallego, producido por la TVG (2006), y Maestros de la Arquitectura, Fundación Arquía (2015).

Aprovechando que estábamos en A Coruña, por la tarde pudimos comprobar in situ el que tal vez es su edificio más significativo, el Museo de Bellas Artes, una intervención en el antiguo convento de las Capuchinas que le valió el Premio Nacional de Arquitectura en 1997 y visitar su colección permanente, algo que también hicimos en la sede de AFUNDACIÓN, donde también nos explicaron el proceso constructivo de ese magnífico edificio.