Por Gustavo A. Tojo Fernández

Durante la primera semana de mayo tuve la oportunidad de participar, mediante el programa Erasmus KA103, en una estancia en la Frederick University de Chipre. Esta institución ofrece, entre otros estudios que se pueden consultar aquí, los títulos superiores en Diseño gráfico y publicitario, Diseño de moda e imagen o Diseño de interiores.

Frederick University cuenta con dos campus: en el de Nicosia se ofrecen, entre otras, las dos primeras titulaciones, siendo el campus de Limassol el que acoge los estudios de Diseño de interiores. Recibido por Costas Mantzalos, Erasmus Academic Minister y coordinador del máster en Diseño interdisciplinario, y en compañía de Jean-Charles Meunier, profesor de la Université Polytechnique Hauts-de-France y participante en otro programa de movilidad, comenzamos la visita asistiendo a la actividad “Stress free day”, acción experimental para integrar yoga y meditación en la vida diaria de la comunidad universitaria. Posteriormente fuimos recibidos por Varnavas Mytilineos, coordinador Erasmus+, y por el rector George Demosthenous, que también nos dieron la bienvenida a la institución.

De entre las actividades académicas a las que asistí, destacaría en primer lugar la clase de Costas Mantzalos sobre posmodernismo, dentro del máster en Diseño interdisciplinario, donde se estudian los principales movimientos artísticos contemporáneos a través de una serie de películas clave, o la presentación de Ioannis Michaloudis sobre esculturas realizadas con “aerogel”, un nanomaterial desarrollado por la NASA que permite múltiples aplicaciones, incluso en el campo artístico.

Visitamos asimismo el campus de Limassol, donde los profesores Kounnis Konstantinos y Merry Anna Louise me explicaron cómo se desarrollan los estudios de Diseño de Interiores en la Frederick University, mostrándome una serie de trabajos de su alumnado en múltiples disciplinas e indicándome los contenidos que se trabajan en cada año académico. Pero también hubo tiempo para visitas culturales, en las que tuve la oportunidad de conocer las ciudades de Nicosia, Limassol y Lárnaca, ver exposiciones en el Museo Municipal de Arte de Nicosia, en la Bank of Cyprus Cultural Foundation o en la A.G. Leventis Gallery, y cómo no, degustar ciertos platos de la gastronomía típica no sólo chipriota, sino de otras partes del mundo, ya que el país destaca por su diversidad cultural.

En definitiva, el balance de la experiencia no ha podido ser más satisfactorio, agradeciéndole a todos los citados anteriormente el tiempo que me dedicaron, especialmente a Costas Mantzalos, y animando tanto al profesorado como al alumnado a participar en los programas de movilidad Erasmus+.